- Xenealoxias do Barbanza

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Pazos e Casas Señoriais
 

Casa Rectoral de Cespón

 

  Bajo una inscripción de difícil lectura por estar erosionada, se encuentra una cruz trebolada que referencia su edificación; ignoramos si perteneció a algún linaje.
  La casa rectoral de San Vicente de Cespón y un edificio de planta alta. Cuenta con una escalera de piedra por la que se accede a un patín cubierto en la primera planta. Este edificio se construye en el año 1701 (así consta en los libros de fábrica donde los párrocos llevan la contabilidad de la parroquia). Concretamente, en el Libro I fol. 201 del completo archivo con que cuenta esta parroquia, se nos informa de los pagos a los "Pedreros de Noia" del "inicio de la casa terrena" aclarando que "la otra si la derribaron al ensanchar el atrio".

  No sabemos a ciencia cierta cuando derribaron la anterior, pero por los pagos declarados, ya en 1694 si les paga a los "pedreros de  Trevonzos" (Libro I, fol. 170) por el muro del atrio.
 Estas construcciones se suelen dilatar en el tiempo, y los pagos también si efectúan en varios plazos y por diferentes conceptos. En 1703, aun se hacen pagos para la construcción de esta casa, y sabemos que no está acabada porque el cura anota que "están poco a poco". Libro IV, fol. 42. Deducimos que el "poco a poco" perduró durante siglos, pues no lejos de esta inscripción se encuentra otra con la fecha de 1858.


 
 
 
 
 
 

Pazo de Vilariño

 

Casa de Vimieiro

 
 
 
 
 
 
 
 

Casa de A Quintela

   Casona construida en el siglo XVII  está situada muy próxima a la Casa do Pazo, en el valle del Coroño. La encontramos casona sepultada en hiedra, entre enormes acacias que crecen incluso en el interior de las antiguas cuadras y bodegas. Se encuentra en estado de ruinas; aunque aún guarda algún que otro tesoro, como la piedra de armas de uno de los esquinales que todavía hoy nos habla de la estirpe de los señores "paciegos".
   La casona fue adquirida ya en ruinas por un vecino llegado con la invasión de las Barretinas, quien la vendíó a sus actuales dueños, los García Romero de la vecina Casa do Pazo.

 
 
 
 

1 2 3 4 5 6 7 8

 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal