xenealoxiasdobarbanza

Title
Vaya al Contenido
  Lo primero que tenemos que decir de este ayuntamiento es el origen de su nombre. Y es que, según la tradición, proviene del “Pedrón”, piedra que según las inscripciones que aparecen en ella fue una piedra que estuvo en un templo dedicado al dios Neptuno:
 
(Neptu)no Orieses d(e) s(uo) p(osucrunt)»:
 
A Neptuno, los Orieses pusieron a sus expensas este monumento.
 
 
   Pero hay más teorías que nos hablan por ejemplo de que fue un millario romano, piedras que eran utilizadas para marcar las distancias de las ciudades del imperio romano, normalmente cada “mil passus” (pasos dobles romanos) que equivaldría aproximadamente a unos 1480 metros conocida como “milla romana”. Una tercera explicación del origen de este “pedrón” (Duo tamen sunt quibus Bti. Jacobi petronus digne venerandus est) es la que nos trae la tradición cristiana al afirmar que fue la piedra en la que se ató la barca en la que sus discípulos Teodoro y Atanasio trajeron desde Jerusalén los restos del Apóstol Santiago alrededor del año 44 d.C. Sea como fuere, lo que sí está prácticamente demostrado es que fue reutilizado como piedra de amarre de los barcos en el puerto fenicio de Padrón.
 
   Los datos conservados de pueblos anteriores a la llegada de los romanos son escasos en este ayuntamiento y se conoce su existencia por los encontrados en el ayuntamiento limítrofe de Dodro o el castro Valente en la parroquia de Herbón. De estos primeros pobladores podemos decir que tenían una economía basada en la pesca y el comercio, encontrándose en Iria Flavia restos de cerámica siligata y bronces. La importancia del ayuntamiento, y en especial de una de sus parroquias venía dada por el número de calzadas principales como secundarias, que hasta un número de 7 y que conectaban ciudades tan distantes como Braga, Lugo y Brigantium y desde aquí mientras fue hegemónica saldrían especialmente los minerales y el ganado gallegos hacia Roma. Además, la carretera que unía Padrón con Santiago era denominada como “estrada” mientras otras que unían diferentes villas como Noia o Vea eran denominadas por los romanos como “veredas”.
 
   La villa de Padrón surge alrededor del siglo X como un alfoz de Iria Flavia, ciudad romana a la que Favio Vespasiano le dio “el ius Latii”, es decir, el derecho a la ciudadanía latina, aunque no era este derecho exclusivo de aquí ya que el mismo se le dio a toda Hispania y extendiéndose a la orilla del río Sar. Es en este momento también cuando se convierte Padrón en objetivo de los saqueos de los piratas vikingos y normandos, razón por la cual el rey Alfonso XI ordena reconstruir las Torres del Oeste de origen romano donde hoy se celebra la más que famosa Fiesta Vikinga de Catoira el primer domingo de agosto.
 
   En las Torres del Oeste nace el arzobispo Diego Gelmírez que daría prosperidad a la villa construyendo el puerto a orillas del Sar o la calle Murgadán. Las primeras galeras de la Marina Española salieron de sus astilleros contratando a constructores sobre todo genoveses ya que la tradición de construcción de grandes naves en Galicia era prácticamente inexistente. Los marineros gallegos utilizaban pequeñas embarcaciones para la pesca y el comercio llamado de cabotaje y en caso de invasiones de otros pueblos solamente podían adecuar sus pequeñas embarcaciones para la batalla. Ese maestro genovés se llamaba Augerio u Ogerio y se hacía acompañar por operarios y carpinteros de ribera de Pisa que habían demostrado sobradamente hacer frente a los piratas almorávides en el mar mediterráneo.
 
En la Colegiata de Iria Flavia, antigua catedral pedánea de la de Braga están enterrados algunos de los arzobispos de ella como Rodrigo de Luna que se protegió en Padrón de los condes de Altamira.
 
   Fernando II, el mismo que trasladará la villa de Noia 200 metros tierra adentro para evitar los ataques de los piratas escondidos en la isla de la Creba, concede a Padrón el Foro figurando como “Villa Petroni” el 21 de febrero de 1164. Este fuero le da la capacidad al pueblo de elegir dos canónigos y dos ciudadanos para el concejo. La erosión, la tala indiscriminada de árboles hacen que el río Sar reciba gran parte de estos materiales y lo que hasta el momento era un río navegable, pasó a no serlo. Ello, junto a las nuevas concesiones del rey Enrique II a villas como Muros y especialmente Noia hacen perder peso hasta el entonces Puerto de Compostela para pasar esta denominación a la villa de Noia. Otros ayuntamientos relativamente cercanos como Rianxo y Pobra do Caramiñal pedirán autorizaciones de carga y descarga en la Ría de Arosa alegando dicha pérdida de calado en las instalaciones del puerto de Padrón.
 
   Ya en el siglo XVII comenzó la industrialización de la zona con empresas dedicadas a la actividad textil ayudado por ejemplo por la construcción más adelante, en el siglo XIX de la línea de ferrocarril entre Santiago y Carril y que fue realizada por la compañía fundada por el bisabuelo de don Camilo José Cela, Premio Nóbel de Literatura nacido en estas tierras.
 
   Era Padrón una zona pantanosa en sus orígenes y sea esta quizás una de las razones por las que no era un lugar especialmente utilizado para vivir. En época reciente, 1994 se construyó un canal de derivación de las aguas del río Sar que hasta ese momento había inundado en ocasiones las calles de la villa.
Regreso al contenido